Torceduras-Esguinces
La torcedura de ligamentos, también conocida como esguince, es un estiramiento excesivo o desgarramiento de los bancos de tejidos fibrosos que conectan un hueso con otro o un cartílago con un hueso. Casi siempre resulta como consecuencia de un esfuerzo excesivo o movimiento de torsión que los músculos de alrededor no controlan, por no ser lo suficientemente fuertes. Como en los tirones musculares, los esguinces pueden ser desgarramientos leves o roturas completas pero tardan más tiempo en curarse y pueden sacar los huesos de su alineación, causando daños en los tejidos de alrededor. Por tanto, los esguinces son más serios que los tirones. Una torcedura de ligamentos requiere atención médica. Los ligamentos tienen un escaso aporte sanguíneo por lo que las torceduras de los ligamentos necesitan un periodo de recuperación mucho más largo que las fracturas.

La torcedura de ligamentos del tobillo es la lesión deportiva más corriente, probablemente por la estructura de esta parte y el hecho de que tiene que soportar todo el peso del cuerpo. La rodilla también es bastante vulnerable, absorbe las tensiones de torcimiento cada vez que el cuerpo gira desde las cadera. Las actividades que implican torcer de repente o movimientos de parar y comenzar, durante los cuales se puede torcer un tobillo o una rodilla, son el baile, el tenis, el fútbol, caminar por un terreno accidentado y el esquí alpino.

Como los tirones, los esguinces se pueden evitar realizando ejercicios de fortalecimiento y con técnicas de estiramiento. Músculos fuertes y flexibles en las áreas que rodean los tobillos y las rodillas, así como los cuádriceps, el grupo muscular a lo largo del muslo, evitan las torceduras. Después de una torcedura, cubrir el área con un vendaje elástica o con una tobillera o rodillera, refuerza el área dañada para prevenir otra lesión.

Un esguince de tobillo puede ser un ligero estiramiento que produce el desgarramiento parcial de uno o más ligamentos del tobillo (grado 1 o grado 2), o una grave lesión en el tobillo en donde uno o más ligamentos se estiran y tuercen totalmente (grado 3). Los síntomas son: dolor en el tobillo en el momento de la lesión (en los grados 2 y 3 el dolor es muy agudo), sensación de pinchazos o desgarramiento de la parte exterior del tobillo, sensibilidad en el área (hipersensibilidad en los grados 2 y 3), pérdida de la funcionalidad con pérdida de la estabilidad de la articulación, inflamación del tobillo y amoratamiento (en el grado 1 el amoratamiento puede aparecer varias horas después, en los grados 2 y 3 es más inmediato).

En el caso de una torcedura leve (grado 1), el tratamiento con reposo, hielo, compresión, elevación y masajes proporcionan alivio y disminuyen la inflamación. Vaya al médico si tiene un gran malestar o no mejora en 24 horas. Para el tratamiento de torceduras de tobillo moderadas o graves (grado 2 y 3) son necesario cuidados médicos y requieren escayola. Después de quitar la escayola, son necesario tratamientos con hidromasajes y ultrasonidos y/o terapia física. La recuperación de una torcedura leve (grado 1) dura de 5 a 7 días hasta que se recupera la actividad y la media de una completa recuperación es de 6 semanas. Un torcedura moderada (grado 2) requiere una media de 6 a 10 semanas para su recuperación completa y las torceduras graves (grado 3) de 12 a 16 semanas.

Un esguince de rodilla es un brusco estiramiento excesivo de uno o más ligamentos de la rodilla. Si la torcedura es de dos o más ligamentos, la incapacidad resulta mucho mayor que la producida en las torceduras de un ligamento. Si el ligamento deja suelto un fragmento del hueso, se denomina esguince con fractura. Existen tres tipos de esguinces de rodilla: leve (grado 1) - desgarramiento de algunas de las fibras del ligamento sin pérdida de función -, moderado (grado 2) - ruptura de una parte del ligamento o su completa separación del hueso, con total pérdida de función - y grave, que requiere una intervención quirúrgica.

Los síntomas de un esguince de rodilla son: dolor agudo en el momento de la lesión, sensación de pinchazos o desgarramiento en el interior de la rodilla, sensibilidad, inflamación de la rodilla y amoratamiento que aparece inmediatamente después de la lesión. El tratamiento de un esguince de rodilla depende de su gravedad y es necesario un diagnóstico médico. El médico escaloyará la pierna desde el tobillo hasta la ingle para inmovilizar la rodilla. La rehabilitación comienza con ejercicios diarios cuando se haya quitado la escayola y se recomienda terapia física para la rehabilitación de los esguinces moderados o graves. El periodo medio de recuperación para los esguinces leves (grado 1) es de 2 a 6 semanas, para esguinces moderados (grado 2) de 6 a 8 semanas y para esguinces graves (grado 3) de 8 semanas a 10 meses.

Un esguince de muñeca es un violento estiramiento excesivo de uno o más ligamentos de la articulación de la muñeca. Como en el tobillo y la rodilla, existen tres tipos de esguinces de muñeca: leve (grado 1) - desgarramiento de algunas fibras del ligamento sin pérdida de función -, moderado (grado 2) - ruptura de una parte del ligamento con alguna pérdida de función - y grave (grado 3) - rotura completa del ligamento o total separación del ligamento del hueso con total pérdida de función. Un esguince grave requiere intervención quirúrgica.

Los síntomas de un esguince de muñeca son: dolor agudo en el momento de la lesión, sensación de pinchazos o desgarramiento en el interior de la muñeca, sensibilidad, inflamación de la muñeca y amoratamiento que aparece inmediatamente después de la lesión. El tratamiento para los esguinces de muñeca necesitan de cuidados médicos con la aplicación de escayola o banda elástica y terapia física en los casos moderados y graves. La rehabilitación comienza con ejercicios diarios cuando se haya quitado la escayola o vendaje. El periodo medio de recuperación para un esguince de muñeca leve es de 2 a 6 semanas, para un esguince de muñeca moderada de 6 a 8 semanas y para un esguince de muñeca grave de 8 a 10 semanas.

 

Volver